jueves, 27 de octubre de 2011

80 sillas

Usaquén es como una pequeña isla, llena de cultura y lugares interesantísimos, metida dentro del caos capitalino, a unos cuantos pasos de la Carrera 7. Pues bien, en una de las vías que conducen a la plaza del antiguo municipio está el restaurante 80 sillas.
Con un menú compuesto por diferentes ceviches, tiraditos y antipastos, pescados preparados en su punto y ricos postres, este restaurante se ha consolidado como uno de los más visitados de la zona, con una oferta de comida de mar de alta calidad y con pesca fresca.

El ambiente del restaurante guarda mucho de la naturaleza que se observa montaña arriba, con espacios iluminados, plantas y, eso si, no mucho espacio.
Por su carta, es un restaurante para toda la familia, pues quienes no son amantes de la comida de mar encuentran opciones como carnes, pastas y ensaladas de muy buena factura.

Sin embargo, el comensal va a la fija cuando ordena pescados y mariscos. Fui con mi hermano el sábado pasado y pedimos de entrada dos ceviches de camarón, en preparaciones bien distintas y sorprendentes. El precio del ceviche oscila entre $10.000 y $12.000 dependiendo de la salsa y del tamaño (venden bowls o vasitos).
Luego, de plato fuerte compartimos un róbalo en cama de papa criolla con un acompañamiento de champiñones. Realmente bueno, pero la porción, y eso que pedimos el de mayor gramaje, realmente pequeña. No se recomienda compartir el plato fuerte porque no es abundante y ambos quedan con hambre.

Finalmente, pedimos un crumble de frutos rojos, que lo sirven con una bola de helado de vainilla. La combinación entre lo caliente de la torta con la temperatura del helado y el dulce de la vainilla con el ácido característico de los frutos rojos hacen que todo lo anterior haya valido la pena.
La cuenta marcó más o menos $110.000, caro si se tiene en cuenta que compartimos plato fuerte y postre, pero uno no se siente estafado. Comida en su punto y amable atención también suman a la hora de pasar al tablero al restaurante.

Un lugar para volver si se está en la zona, en una ocasión especial o simplemente para sentarse a comer y conversar con amigos. No hay ruido de licuadoras, se puede conversar.


Ficha técnica:

Dirección: Cra. 118 # 6A -05
Horario: Lunes a Sábado 12 - 11.p.m. Domingos Hasta la 5 p.m.
Aceptan tarjetas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada